Cómo lograr que tu perro deje de ladrar cuando se lo digas

Cómo lograr que tu perro deje de ladrar cuando se lo digas

¿El ladrido continuo de tu perro resulta muy molesto e irritante tanto para ti como para tus vecinos? Hacer que tu perro se calle puede parecer una tarea difícil. A veces intentamos distraer a nuestro perro con un juguete o una golosina pero el descanso sólo dura un momento. Otras veces, le gritamos o damos un golpe fuerte en algún sitio para llamar su atención pero ésto le altera más. Sin embargo, podemos conseguir que nuestro perro deje de ladrar cuando se lo mandemos siguiendo unas pautas.

 

Antes de nada, debemos asegurarnos de que nuestra mascota tenga todas sus necesidades cubiertas: que tiene juguetes o un entretenimiento cuando se queda sólo en casa; que recibe el suficiente ejercicio diario; que está bien alimentado y abrigado, no le debe faltar el agua ni la comida a lo largo del día y tiene que tener un lugar para refugiarse del tiempo; y que está entretenido, muchos perros ladran por aburrimiento, puedes buscar juegos para retar a tu perro mentalmente.

 

Una vez nos aseguremos de que dispone de todo lo anterior, y si el problema persiste, tendremos que descubrir cuál es la causa del ladrido para combatirla. Los perros pueden reaccionar ladrando a muchos factores: otro perro ladrando cerca, el timbre, el ruido de personas acercándose, un gato, un objeto... Cuando hayamos descubierto qué le perturba comenzaremos nuestro plan para callarlo.

 

Primero expondremos gradualmente a nuestro perro al desencadenante del ladrido. A veces los perros ladran porque desconocen o tienen miedo al elemento de provocación. Si enfrentamos nuestro perro a sus miedos puede hacer que descubra que no hay motivo por el que sentirse amenazado. Ponle una correa para tenerlo controlado y ves acercándote cada vez más. Haz paradas y prémialo con caricias, elogios o snacks; prémialo sólo si deja de ladrar. Este proceso lo tendrás que repetir numerosas veces, no te impacientes.

 

Cuando comience a acercarse al desencadenante sin ladrar, espera a que permanezca un tiempo callado y atento y felicítalo. Cada vez alarga más el tiempo de permanencia en silencio para darle su felicitación y su premio.

 

También podemos enseñar a nuestro perro a ladrar y callarse por medio de órdenes. Le animaremos a ladrar tratando de imitar el sonido del ladrido y cuando lo consigamos, lo premiaremos. Una vez haya aprendido, lo haremos callar diciéndole “callado” con voz firme y callada y al conseguirlo lo volveremos a premiar. Prueba esta rutina en ambientes cada vez más cargados de distracciones.

 

Con estas pautas te animamos a que lo intentes con tu mascota. No olvides nunca perder la calma y tranquilizar a tu perro.

 

 

Publicado
el 04-05-2015
compartelo...
Últimas noticias
Después de muchos meses de trabajo, muchas ganas y mucha ilusión, hoy tenemos el placer de presentaros la nueva web que luce hoy Mónica Gómez. ver más
¿Realmente las mascotas comprenden lo que significa la muerte? Desde Mónica Gómez, queremos reflexionar sobre la responsabilidad de tener una mascota así como las repercusiones que tienen en ellos, la ausencia de una persona cercana.ver más
Hoy en Mónica Gómez os hablamos del nacimiento de una app para smartphones que contribuye a ello y facilita el proceso. Hablamos de Matchcota, una asociación sin fines de lucro. . ver más
Síguenos en Facebook
Últimos tweets
Aula virtual
Tu web sin complicaciones
Profesionales web